La corriente en chorro encadena un verano de olas de calor