A -20ºC y con seguro de rescate (por si acaso): la maratón más extrema se corre en la Antártida