Una imagen muy especial: un rayo ilumina la estatua de Ramsés II solo dos veces al año