A 35ºC en clase y sin una sola sombra en el recreo: la indignación llega a las aulas