Guerra abierta en Cullera: las multas por sombrillas y hamacas están dividiendo a la población valenciana