¿Podemos enseñar a nuestros bebés a flotar en el agua cuando ni siquiera saben hablar?