En verano, bebe agua: qué cantidad necesitas según tu actividad y cuándo pasarte puede ser un problema