En la playa de Sanlúcar no solo hay bañistas: te encontrarás a los caballos corriendo al atardecer