Un enjambre gigante de abejas hace huir a los turistas de una playa gallega