Más allá de la sensación: ¿te puedes quemar los pies con la arena de la playa?