Abanicarte con papel y otras 5 cosas que crees que te mantienen fresquito y es mentira