Córdoba o cuando ni el suelo es capaz de soportar los cuarenta y tantos de calor