Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Triple parhelio en Canadá o cuando el sol del amanecer tiene forma de flor

parhelio floreltiempohoy.es

Si bien el invierno no es la estación favorita por excelencia (hay menos horas de luz, menos ocio…), nos regala maravillas meteorológicas como ésta. Ayer, los habitantes de Edmonton (Canadá) pudieron disfrutar de este triple y peculiar parhelio que, para nosotros, se asemeja a una gigantesca flor. El parhelio común suele dibujarse sólo a los dos lados del Sol pero, muchas veces, como en este caso, puede multiplicarse y aparecer en otros ángulos.  Además de su belleza visual, este fenómeno anuncia la llegada del frío.

Parhelio es una palabra griega que proviene de ‘Para’ (similar) y Helio (Sol), por lo que este término se traduce como ‘similares al sol’. Igual que ocurre con el halo de la Luna, el parhelio tiene lugar cuando el Sol está rodeado por cirros (nubes fragmentadas y plumosas a más de 6.000  metros de altura) que tienen muy poca densidad, pero que están compuestas por cristales de hielo que reflejan la luz a modo de prisma y la desvían.
parhelio flor 2
Los cristales de hielo pueden provocar varios efectos ópticos mucho más conocidos, como los halos o las coronas, pero justo cuando reflejan la luz solar a una distancia angular de 22º provocan la aparición de estos falsos soles, que en Inglaterra se conocen como ‘Los perros del sol’ (por su fiel compañía) o ‘Los fantasmas del sol’.  Suelen pintarse a la izquierda y a la derecha del astro (y a su misma altura), aunque todo depende de si los cirros se encuentran en ambos lados del mismo o sólo en uno.
Los agricultores lo consideran como una señal de la llegada del mal tiempo, pues los cirros se forman sólo las jornadas previas a la aparición de las tormentas.