Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Qué es un halo solar? Te lo explicamos con esta foto, pero quizá lo veas en el cielo

El pasado 8 de octubre, a las 15.00 horas, en el noroeste de Madrid, pudo verse este curioso fenómeno meteorológico (que Blanca Soto de Viana fotografió). Se llama halo solar y se trata de un efecto óptico casi mágico que hace que el Sol se vea dentro de un círculo de, al menos, tres o cuatro veces su tamaño. Pero, ¿a qué se debe? Lo primero que necesita es, en zonas templadas, ligeras nubes. Lo segundo, que esas nubosidades (normalmente cirrus) estén cristalizadas por el frío. Le añades luz y voilá!

halo
Esos rayos de sol pasan por diminutas partículas de hielo en suspensión que aparecen en la troposfera y la luminosidad se refracta, generando un espectro de colores alrededor del astro. Ojo que también puede darse en la Luna bajo las mismas condiciones. El color rojo suele aparecer en el interior del anillo y el azul claro, tirando a verdoso, en la parte externa, donde el firmamento se ve más oscuro.
El 'parhelio', este mismo proceso en versión doble/triple espectacular
Si este mismo efecto óptico se da a una distancia angular de 22º, no aparece exactamente un halo, sino un 'parhelio' ('para' significa 'similar' y 'Helio' es 'Sol', en griego). Es decir, tres soles a la vez. En Inglaterra se conocen como 'Los perros del sol' (por su fiel compañía) o 'Los fantasmas del sol', y suelen pintarse a la izquierda y a la derecha del astro (y a su misma altura), aunque todo depende de si los cirros se encuentran en ambos lados del mismo o sólo en uno.
parhelio 1
Son comunes al amanecer o al atardecer (aunque mucho más al alba) y en las temporadas de frío intenso. Los agricultores, y esto es muy interesante, lo consideraban como una señal de la llegada del mal tiempo, pues los cirros se forman sólo las jornadas previas a la aparición de las tormentas. Suelen darse en latitudes altas (son muy típicos en el Ártico y en el Antártico), pero pueden manifestarse en latitudes bajas, como en España.
doble parhelio