Con abrigo polar y botas de nieve: te presentamos al gato más abrigado del invierno