El maratón más frío del mundo: correr en el Polo Norte a -25ºC no es nada fácil