Ya no hay heladas, pero ojo con las nieblas: se instalan en el nordeste peninsular