La 'niebla asesina', que mató a 12.000 personas en Londres, podría volver a ocurrir