Como un cubito en una cazuela: el hielo de la Antártida se derrite en agua caliente