Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

5 augurios apocalípticos que iban a acabar con el mundo en 2016 (y va a ser que no)

APOCALIPSIS NOeltiempohoy.es

Hemos pasado un año de susto en susto. Cada vez más, los avances tecnológicos nos permiten conocer lo que ocurre en el universo y nos ayudan a interpretar sus señales. Pero hemos de confesar que, en muchas ocasiones, exageramos más que los aztecas. Durante el 2016, ha habido varias alarmas en torno a la astronomía que nos han hecho pensar que la desaparición de nuestro planeta y de la raza humana en general está cada vez más cerca. Pero no, aquí seguimos. Le pese a quien le pese.

  1.     La gran llamarada solar que puso en alerta a Estados Unidos
Hace tres meses, la Casa Blanca activó un protocolo que nos hizo tragar saliva. Barack Obama habló de un sistema de prevención de posibles “eventos meteorológicos” del espacio ante la preocupación de una nueva gran llamarada solar similar al evento Carrington (la mayor tormenta de sol que ha sufrido la Tierra). Que Estados Unidos anunciara públicamente un temor como éste nos hizo pensar que el peligro podría ser inminente. Y así estamos, a la espera de poner a salvo nuestros ordenadores, nuestros móviles y satélites.
 
        2.     El asteroide que iba a  impactar contra nuestro planeta
Esto lo hemos oído tantas veces que, el día que ocurra de verdad, no nos la vamos a creer. A lo Pedro y el Lobo. Pero, a diferencia de otros años, en 2016 ha sido el propio Stephen Hawking el que ha participado en la puesta en marcha de una campaña para evitar que una gran roca choque contra la Tierra. Y ya sabemos que Hawking no da puntada sin hilo, para algo que es físico (vivo) más importante de nuestra historia. Pero nada, que no.

          3.       El inminente estallido de la Falla de San Andrés
Es razonable pensar que una falla tan gigantesca como la de San Andrés, cuya zona sur lleva dormida la friolera de 300 años, pueda provocar un terremoto en cualquier momento. Pero esta alerta lleva tantos años en nuestros malos pronósticos que hasta nos ha dado tiempo a hacer una película (‘San Andrés’, 2015) muy ilustrativa sobre las consecuencias que tendría el denominado ‘Big One’.
 
       4.      Los polos de la Tierra no se han dado la vuelta (literalmente)
En el mes de julio, hubo un vídeo que se hizo viral y que aseguraba que el mundo se iba a dar la vuelta, nada más y nada menos. El mensaje era el siguiente: "La inversión polar hará que las estrellas corran por el cielo y el vacío creado por las oscilaciones de la Tierra tirarán de la atmósfera hasta el suelo, tratando de alcanzarla”, siendo la inversión polar un fenómeno real explicado de la forma más errónea. En ‘El Tiempo Hoy’, un geólogo nos aclaró que los polos de la Tierra sí que se intercambian, pero no geográficamente, sino de forma magnética.

       5. El sol se está apagando
La baja actividad del sol iba en contra de la alerta de Estados Unidos pero, aun así, ambas noticias han tenido relevancia este año. El sol no se ha quedado en blanco (fue una forma de denominar al fenómeno real que sí está ocurriendo) sino que está entrando en su periodo de hibernación particular. Esto no significa que se vaya a apagar, ni mucho menos, sino que reducirá el número de sus manchas solares. Y ya está.
       6. Que Trump llegue al poder y se despreocupe por el cambio climático
Ah, no. ¡Esto sí que ha pasado de verdad!